Grupo de Reflexión Rural Facebook GRR Defensa de Monte y Selva Paren plantaciones forestales
Contacto
Sábado 24 de Junio de 2017
Publicado por
@joselo_siviero

Noticias

· 3 Febrero de 2012

Los “neorrurales” son la alegría de la huerta

Las personas que deciden dejar la ciudad y marcharse a vivir al campo para mejorar su calidad de vida representan ya el 17% de la población rural, según un estudio de la Fundación La Caixa.

Este éxodo, que se produce ahora en un sentido inverso al tradicional (del campo a la ciudad), está devolviendo el prestigio a muchos pueblos y contribuyendo a frenar su despoblación. El otro fenómeno que destaca el estudio de La Caixa en relación a la sostenibilidad rural es la progresiva masculinización de los pequeños municipios, donde son muchas más mujeres que hombres nacidos allí los deciden hacer la maleta para irse a vivir a la ciudad.
Los urbanitas desencantados, o también llamados neorrurales, son gente joven que al trasladarse con sus hijos a vivir al campo está dinamizando la vida de algunos pueblos: ellos ayudan a mantener abiertas las escuelas y a activar otros servicios de la comunidad. Su apuesta está revalorizando lo rural, además de servir como antídoto para frenar la despoblación de algunos municipios.
No obstante, el estudio de la Caixa destaca que el fenómeno de los neorrurales podría ser mayor si mejorasen los servicios y las comunicaciones en algunos pueblos. La recomendación general es facilitar el acceso a las nuevas tecnologías en los pequeños municipios para mantener una comunicación constante con el mundo urbano.
Porque es a consecuencia de este aislamiento que se padece aún en muchos pueblos por lo que muchos jóvenes nacidos allí deciden marcharse a vivir a las ciudades. Un éxodo protagonizado en mayor medida por mujeres y que está desencadenando un desequilibrio demográfico por sexos en el mundo rural. Según el estudio de la Caixa, por cada 80 mujeres, hay una media de 100 hombres en los municipios menores de 10.000 habitantes.
En realidad, sólo el 38% de las personas de entre 30 y 49 años del mundo rural vive en el mismo municipio en el que nació, cuando en 2001 era el 44,5%. En el caso de las mujeres, esta migración responde a lo que se ha llamado la “huida ilustrada”: ellas tienen más estudios y aspiran a unos trabajos cualificados que en los pueblos no encuentran. Además, la mayoría de las jóvenes quieren asegurarse de que no repetirán los esquemas tradicionales de roles de género, muy presentes en los pueblos, como son dedicar la vida a criar hijos y cuidar a los familiares mayores.

 

Decrecimiento, neorruralismo y éxito

El caso de un nuevo neorrural que se une al de otros en un fenómeno que hace reflexionar sobre la calidad de vida en las sociedades desarrolladas.

Leer artículo: http://vorpalina.com/2011/08/24/decrecimiento-neorruralismo-y-exito/

Dejá tu comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos *