Grupo de Reflexión Rural Facebook GRR Defensa de Monte y Selva Paren plantaciones forestales
Contacto
lunes 20 de noviembre de 2017
Publicado por

Huerta y Chacra, Semillas y Plantas

· 5 septiembre de 2012

Huerta de Septiembre 2012

¿Por qué y como guardar semilla propia?

Hemos mencionado la importancia en la huerta de autoconsumo, de una buena semilla, lo que en realidad parece obvio… pero no lo es. Mas de un aficionado ha tenido la desagradable sorpresa que una semilla comprada, importada, prolijamente envasada, muy bien presentada, mejor cobrada, resulta un chasco, tal vez por su mala germinación, por su deficiente desarrollo, suceptibilidad a enfermedades, plagas; posiblemente se tratara de una buena semilla, pero no encontró en nuestro lugar las condiciones para expresar sus bondades.

La producción comercial de hortalizas utiliza un alto porcentaje semilla importada, en su mayoría híbridos que responden a los requerimientos del mercado, al cual se debe atender en sus exigencias esté donde esté, pero no es el caso de la producción familiar, donde perseguimos otros fines y tenemos otras expectativas.

Para la producción casera, no comercial, convienen siempre las semillas locales, su rusticidad es mayor y su precio menor, pero no es esto lo mas importante, sino que están adaptadas a las condiciones del lugar en especial si se obtienen en la misma quinta.

Las semillas compradas por lo general están tratadas con fungicidas y/o insecticidas, que se nota por una coloración rosada o violácea; la producción natural, sin insumos, requiere semilla sobre la cual no haya dudas que ha sido obtenida sin el uso de agrotóxicos, y hay algunos grupos de productores orgánicos que solo utilizan semillas de polinización abierta ya que consideran las semillas híbridas como verdaderos drogadictos a los cuales para que produzcan se les debe dar todas las drogas (fertilizantes y agrotóxicos), de lo contrario no producen.

Suele ocurrir que un fruto comprado nos parezca excepcional y resolvemos guardar la semilla… Veamos que puede ocurrir, sacar la semilla de un fruto, por bueno que sea, sin ver la planta, no nos garantiza que la descendencia sea de la misma calidad, ya que el fruto que tenemos puede ser el único fruto bueno de una planta mala, que siempre puede darlos; por otra parte no tener información si se trata, como hemos visto, de alguno de los numerosos hibridos difundidos en la producción comercial, lo que daría como resultado una producción desuniforme de características poco predecibles.

La producción propia de semilla es una actitud instintiva de todo agricultor, cuando nota que ha sembrado un ejemplar de una especie que satisface plenamente sus espectativas, siente los deseos de perpetuar esa planta para el año siguiente. En principio : lo que debemos hacer con las plantas que resultan sobresalientes, es marcarlas de alguna manera bien visible que indique la planta selecta y que no sea cosechada y/o cortada por alguien que ignore que se trata de un ejemplar que deseamos dejar para sacar semilla.

En lechuga es muy raro el cruzamiento, pero entre variedades distintas conviene que al menos haya entre sí una separación de tres metros. En las del tipo latino o de hoja, la vara floral se desarrolla sin inconvenientes, cuando son del tipo arrepollada o capuchinas, puede ocurrir que las hojas al entrecuzarse impidan el crecimiento del tallo floral, esta dificultad se soluciona haciendo dos cortes en cruz en la cabeza de las lechugas. La vara es alta y algo débil, en especial si la planta está aislada, por lo tanto será conveniente tutorarlo, clavando una caña al costado de las plantas selectas. El período de floración supera los dos meses y la aparición del “plumero” nos indica la madurez de las semillas, cuando mas de la mitad de la inflorescencia tiene el plumero, la manera mas rendidora es ir sacando semillas periódicamente, se introduce toda la inflorescencia en una bolsa de tela (nuca de polietileno) y se sacude cuidando de no romper la vara, caerán dentro de la bolsa las semillas maduras, esta operación se repite cuantas veces sea posible. En el mismo tipo de bolsa se deja secar al sol o en lugar seco.

Tomate y pimiento, son dos productos que en escala comercial se basan mayoritariamente en híbridos, de manera que reiteramos los problemas que pueden presentarse si se quiere sacar semilla de frutos comprados. Recordar que es importante seleccionar la planta por su vigor, época de producción, sanidad, calidad de fruto, los que deben estar rojos para sacar semilla. El pimiento se cruza con mayor facilidad que el tomate, tomar muy en cuenta una distancia a ajies picantes de por lo menos 100 metros.

Si cosechamos muchos tomates (puede ser con destino a conserva) el mejor método de obtener la semilla es cortarlos por la mitad y exprimirlos dentro de un recipiente plástico o de vidrio, donde a temperatura ambiente de verano comenzará a fermentar, desprendiendose el mucilago que rodea las semillas, las que se depositan en el fondo del recipiente, luego de dos a cinco días de fermentación se elimina el líquido y los restos sobrenadantes; se extiende la semilla sobre una tela o malla plástica al sol para que se seque completamente, lo que puede notarse al separar los grumos que forman las semillas. Si solo se guarda un par de frutos, será suficiente exprimir los tomates sobre papel absorbente, y con un cuchillo desparramar semillas y jugo en una capa fina, este papel se deja secar y el mucílago actua como pegamento de las semillas las que pueden guar darse en el mismo papel sin perder poder germinativo o se despegan con cuidado y se guardan en un recipiente en lugar seco. El pimiento es mas sencillo, se corta el corazón donde está la mayor parte de la semilla y se desprenden a mano las semillas las que se colocan en zaranda al sol para su secado. En los pimientos picantes hay que tener mucha precaución en no tocarse la boca o los ojos mientras se está sacando semilla.

Las plantas con guías como zapallo, sandía, melón, cultivados en el suelo, además de marcar la planta, habrá que marcar los frutos para evitar que, luego por accidente no se nos mezclen.

La posibilidad de cruzamientos es muy grande entre individuos de la misma especie (no tenga miedo los pepinos no se cruzan con el melón), ya que estas plantas son muy frecuentadas por las abejas (las flores son de distinto sexo y están en distinto lugar de la planta), de manera que una separación mínima es de 400 metros. La extracción de las semillas solo requiere abrir el fruto para su consumo y extender las semillas al sol lo mas disgregadas posible, luego que se puedan separar con facilidad se guardan en un recipiente en lugar seco.

El anquito, coreanito o anco, debe tener por lo menos un mes de cosechado para que la semilla sea de buen poder germinativo.

Zapallito y pepino, que se consumen inmaduros (madurez comercial, las semillas no germinan), se deben dejar en la planta hasta que logren la madurez fisiológica, es decir cuando las semillas completan su desarrollo y pueden germinar, los frutos selectos deben permanecer en la planta hasta que desarrollen su máximo tamaño y tomen un color amarillento el pepino, el zapallito en cambio cuando ha desarrollado toma un color verde oscuro y la cáscara se pone dura. La semilla se saca como en zapallo.

La cebolla tiene una vara floral muy frágil y es muy quebradiza especialmente si son plantas separadas, de manera que convendrá tutorarlas. Las cabezuelas cuando están maduras comienzan a voltear las semillas, ántes que esto ocurra se deben cortar y colocarlas en bolsas de tela o arpillera (no plásticas) sin llenarlas por completo de manera que queden flojas se dejan secar al sol.

Las semillas que están listas se van desprendiendo, en tanto que otras terminan su madurez.La semilla queda mezclada con muchos restos de partes florales, para su limpieza da muy buen resultado colocar todo en un colador profundo de maya fina, se sumerge el colador en agua y todos los palillos y restos vegetales flotarán en tanto la semilla buena, queda en el fondo, la semilla mala (vana) flota también y debe eliminarse, luego la semilla se extiende al sol, para completar su secado.

Las fabáceas (legumbres), poroto chaucha, arveja, habas, para obtener semilla son menos complicadas, ya que tienen pocas posibilidades de cruzamiento y a condición de que sean cosechadas las vainas bien maduras no tienen otros requerimientos.

Acelga y remolacha son de la misma familia, de manera que se cruzan muy facilmente entre sí, esto significa que no podremos hacer semilla de ambas en el mismo momento. En este caso recordar el comportamiento anual de las acelgas criollas y el habito bianual de la semilla importada de esta especie, seleccionar correctamente las plantas dentro de cada tipo y en el caso de la acelga importada, bianual esperar a que demuestre dicha aptitud, es decir que soporte sin florecer el primer ciclo de cultivo y emita el escapo floral en la primavera siguiente.

Especificamente en el caso de las remolachas lo importante son las raices es dificil seleccionar plantas sin revisar las raices, esto se puede hacer arrancando la planta se corta un trozo de la raiz, para ver en especial la uniformidad e intensidad del color y luego se la planta nuevamente cortandole parte de las hojas para disminuir el estres que produce el trasplante, la planta se recupera perfectamente y producirá semilla en la primavera siguiente.

El maiz dulce o choclo, una hortaliza infaltable en la huerta de autoconsumo y en la actualidad se están imponiendo los del tipo crema (amarillentos) por su terneza y sabor dulce, en gran parte se trata de híbridos, de manera que no es aconsejable dejarlos para semilla. Las variedades de polinización abierta amarillas y las del tradicional tipo blanco, se cruzan con suma facilidad, para sacar semilla será necesario estar seguros que no hay plantas del tipo flint (amarillo) o dentado, en por lo menos dos manzanas (200 metros) a la redonda ya que en ese caso podrán aparecer granos de otro color en la espiga y de distinto sabor; si esto ocurre dichos granos “fuera” de tipo, pueden sacarse al desgranar la mazorca, guardando los buenos.

La espiga debe permanecer en la planta hasta que las chalas estén completamente secas, se pueden guardar con la chala o deschalarlas y mantenerlas en el marlo, hasta que las utilicemos ,para reducir el espacio necesario para guardarlas se pueden desgranar frotando una espiga con la otra.

Rabanito es otro infaltable de la quinta y si bien florece con facilidad , no es tan sencillo obtener buena semilla, en primer lugar por el hecho que también deberíamos hacer selección de las raices y por otro lado, los frutos, similares a los del nabón, maleza invernal muy frecuente, son muy atacados por enfermedades que afectan la viabilidad de las semillas, para evitar en parte estos ataques es conveniente seleccionar plantas aisladas, en lugar bien aireado y seco.

Perejil, apio, zanahoria e hinojo tienen abundante floración y producen abundante semilla sin mayores problemas. En el caso de apio y perejil, luego de varios cortes durante el invierno, se deja que espigue; la vara floral es muy vigorosa y la floración prolongada, se espera que las semillas se desarrollen completamente en la planta, se cortan las inflorescencias y se colocan en bolsas de tela para que se terminen de secar, una vez logrado esto, se pueden trillar golpeando las bolsas o pisándolas para que se desprendan las semillas. Recordar que las semillas de apio son muy pequeñas de manera que la trama de la bolsa debe ser cerrada para no perderlas.

La zanahoria puede arrancarse para elegir las raices, y luego de seleccionadas las de mejor color y forma, se les corta las hojas y se plantan nuevamente en tierra bien preparada, para que completen el desarrollo y florezcan, en este momento se las puede ubicar en un lugar donde no molesten y sea fácil mantener las varas florales sin daño.

Nuevamente recordemos que en zanahoria tenemos los cultivares importados tipicamente bianuales y las criollas, de buen comportamiento estival, pero que son anuales. Esto nos obliga a mantener individualizados ambos tipos para la selección de las plantas semilleras y posteriormente bien identificadas las semillas para su siembra en época correcta.

La conservación de las semillas para nuestro uso doméstico dependerá de un buen secado y de un envase hermético. El secado al sol, teniendo la precaución de protegerlas durante la noche para que no reciban el rocío, hará posible guardar las semillas, con un bajo contenido de humedad, luego colocadas en un envase de vidrio u hojalata, así se mantendrán con buen poder germinativo por mucho tiempo si además lo almacenamos en un lugar seco y fresco.

El GRR está propulsando una Red de Cuidadores de Semillas, que pretende dar participación en la reproducción y conservación de semillas, sumando a todos los amigos que estén interesados en trabajar por preservar la diversidad de semillas sabiendo, como hemos visto el valor que tiene conservarlas, ya que es esencial para la vida, no hacerlo es perder la diversidad inmensa de nuestra tierra y fomentar la dependencia a las corporaciones semilleras y su agricultura tecnológica y química, en desmedro de la Soberanía Alimentaria de nuestros pueblos. Red de cuidadores de Semillas, espera a quienes deseen ser parte de esta red solo es necesario escribir a cuidadoresdesemillas@hotmail.com

3 comentarios

  1. Pablo

    Muchas gracias, Adolfo!!

    6 septiembre, 2012 a las 9:33 · Responder
  2. leandro

    Adolfo muy bueno el articulo y ademas le quisiera consultar , si las semillas que entrega el INTA son semillas confiables en especial LAs semillas de maiz (¿entrega semillas de maiz blanco el INTA?) se que el GRR es critico con esta forma de asistencialismo por parte del INTA de entregarte la semilla y acesorarte , critica que comparto totalmente pero en en mi ciudad creo que no hay otra forma de conseguir semillas como para empesar armar una huerta sumado a que las pocas personas que se que tienen huertas compran sus semillas en viveros que son las que vienen en paquetes (hibridos) por otro lado ¿200 metros es la maxima distancia a la que pueden estar al resguardo por ejemplo el maiz como para no se contaminados por transgenicos ? saludos,,,,,,,,,,,,,

    6 septiembre, 2012 a las 16:08 · Responder
    • adolfo

      Estimado Leandro, efectivamente el PH distribuye semilla como la que describo : sin agrotóxicos, polinización abierta y apta para multiplicarse y guardar. Entrega semilla de maíz de variado tipo, incluído el blanco, lo que se debe entender que cada region del país tiene diferentes colecciones de semillas con tipos adaptados al lugar, dentro de distintas especies.
      La calidad de las semillas entregadas es muy variable, de todos modos son las semillas con las que hay que hacer el PROCESO QUE DESCRIBO, observando, seleccionando y guardando semilla. Por mi parte y en esta misma página cada vez hay mas FERIAS DE SEMILLAS donde se comparten buenas semillas. Al final del artículo he colocado la invitación a la Red de Cuidadores de Semillas esa es una importante forma de recuperar semillas superiores.
      Con referencia a los 200 m entre maices es MÍNIMO , y solo una idea para maices de autoconsumo tradicionales ; en biología hablar de metros con tanta exactitud es utópico, como los 500 o 1000 de zonas libres de pulverizaciones alrededor de centros poblados…si estamos rodeados de maiz de producciones comerciales (presumiblemente transgénico), la distancia debería ser varias veces mayor.
      Adolfo

      8 septiembre, 2012 a las 11:24 · Responder

Dejá tu comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos *