Grupo de Reflexión Rural Facebook GRR Defensa de Monte y Selva Paren plantaciones forestales
Contacto
miércoles 22 de noviembre de 2017
Publicado por

Huerta Comunitaria Villa Club

villa-club1EL CAMINO ALTERNATIVO

Publicado en revista Hurlingham casaxcasa de agosto

Estuvimos con la gente de la Huerta Comunitaria Villa Club, Greengham,
Guna Reciclado y Almacén Orgánico Tiempo Natural.

La crisis energética, la superpoblación y el cambio climático son indicadores claros de que algo no está bien. Cada vez son más los que, atentos a estas señales, deciden cambiar. Cuatro personas que eligieron otros caminos nos brindaron sus testimonios.

En medio de una sociedad materialista, hay quienes se reúnen por el gusto de trabajar la tierra.
Nahuel Caporal / Huerta comunitaria Villa Club:
CUANDO LAS PLANTAS SE “REVELAN”
“Revelión con v corta es un juego de palabras entre rebelión y revelación, dicen que alguien le pidió a un almendro que le hable de Dios y el almendro floreció. Las plantas son el nexo más estable con el medio al que nosotros vinimos a vivir mucho tiempo después que ellas”, nos aclara el hortelano de la calle Combate de Pavón.
-¿Cómo se generó la huerta comunitaria?
-Empezó al hablar con Itatí Mezza, una militante de la plantas, un día que ella vino a tomar unos mates a mi casa y me mostró un librito del MOCASE, el Movimiento Campesino de Santiago del Estero.
Yo no tenía un espacio para sembrar y de paso estaba la posibilidad de transformar el basurero que había sobre Combate de Pavón en un lugar activo para la comunidad.
-¿Qué objetivos tienen?
-Además de ganar un espacio verde y que la gente interactúe en ese espacio, queremos reducir la basura orgánica, generar alimentos, medicina y oxígeno.
-¿Qué plantaron?
-Hay aromáticas que traje de Córdoba, como orégano, tomillo, romero, ajenjo, Carqueja, plantamos semillas de palta, verduras de estación, está la avena que crece porque viene en la bosta de los caballos que usamos como fertilizante, hace unos días unos vecinos trajeron un llantén, otro una planta de nuez de pecán y otro un árbol de plátano.
-¿Ya pudieron cosechar?
-En el verano tuvimos maíz, quínoa, amaranto, algunos zapallos y tomates, ahora estamos por sacar lechuga. Por el momento, debido a la extensión de la huerta, estamos yendo más por el lado de las aromáticas y lo medicinal que por el de los alimentos.
-¿Cómo obtienen los conocimientos sobre agricultura?
-Yo los heredé de mis abuelos, ellos se juntaban entre seis o siete y, mientras las mujeres se dedicaban a hacer la comida y atender a los chicos, levantaron la casa donde yo ahora vivo. Cada tano en su casa tenía una quinta.
Pero cada uno de los que viene a la huerta tiene su historia, un chico está estudiando producción vegetal orgánica en Agronomía, a Caro, que ahora la vez trabajando, le interesan más las plantas medicinales, otros vienen sin saber qué hacer, pero con voluntad.
LLevar adelante un proyecto comunitario de huerta excede todos los límites que un individuo tenga, no importa si sos radical, peronista, hippie o fascista, mientras estés con las plantas está todo bien.

villa-club3
No sólo se construye con las manos, también se puede edificar con la palabra.
Diego Rivas / Greengham:
LA BUENA ENERGÍA
Autoconstrucción de dispositivos solares y bioconstrucción son temas sobre los que Diego da talleres y realiza cursos y asesoramientos. Le preguntamos por qué hay que prestar atención a la bioconstrucción:
-Porque tenemos que bajar el consumo de energía en todas las casas, no sólo por una cuestión económica, debido a que nos van a sacar los subsidios, sino porque somos miles de millones de personas y la tierra ya no aguanta. Usando medios alternativos tu casa puede gastar la mitad de energía.
-Contanos sobre algunos de estos medios alternativos.
-Si vas a construir tu casa, además de orientarla hacia el norte para aprovechar el sol y aislar la pared sur que es la que más calor pierde, conviene tener en cuenta que el sistema de calefacción, que también puede funcionar como cocina, esté en el centro, para que todo el calor que genere se quede adentro.
Si la casa ya está construida hay soluciones simples para ahorrar energía. Se puede hacer que el sistema de escape de gases del tiro balanceado suba apoyándose en una pared interna y después vaya hacia afuera, de esa manera el calor no se pierde al exterior, se irradia adentro a través de los ladrillos de la pared y del tubo que actúa como si fuera una salamandra.
Hay otros sistemas como la estufa rocket, que es una estufa con un quemador de alto rendimiento y se puede alimentar con el combustible que quieras.
-¿Qué nos podés decir sobre la construcción en Adobe?
-La bioconstrucción involucra muchas técnicas distintas en las que se utiliza adobe. Se puede construir una casa convencional con ladrillos de adobe; o se puede utilizar el sistema cobe, que si se cuenta con la gente necesaria es muy rápido. Primero se hacen los cimientos y luego se van levantando a la vez por hiladas todas las paredes; el súper adobe se realiza utilizando tierra embolsada en arpilleras plásticas que se apilan en forma de domo; en la quincha se hace la estructura de la casa en madera, se rellena con adobe y paja y se revoca con adobe fino tratado para que sea impermeable; otra técnica es la construcción con fardos de paja recubiertos con adobe. Para los próximos meses tenemos planeados hacer talleres de bioconstrucción en Francisco Álvarez.
Las construcciones naturales en general son térmicas y permiten mantener una temperatura interna constante de entre 18 y 20 grados todo el año.
villa-club2
Contrariando los principios de la obsolescencia programada, algunos se dedican a alargar la vida de los materiales.
Ana Ferraro / Guna reciclado:
LA NUEVA VIDA DE LAS COSAS
Guna produce objetos con materiales reciclados. Le pedimos que nos hable sobre esa experiencia a Ana, la responsable del emprendimiento, quien también da cursos y talleres sobre técnicas de reciclado:
-Guna nació a partir de las pruebas y las prácticas que fui realizando con materiales reciclados, luego llegó a la idea de transmitir esa conciencia sobre el reciclado y la basura que se produce cotidianamente con la finalidad de que los chicos y los adultos que asisten a las charlas y talleres la expandan.
-¿Qué objetos producís y qué técnicas utilizás?
-Uso los materiales que se desechan cotidianamente en mi casa y los que mis amigos y vecinos me acercan, no voy a buscarlos a ningún lado.
Una de las técnicas es el plegado de Tetrapack, hacemos billeteras, monederos, estuches de lentes y neceser. El Tetrapack es el material con que están hechos los envases de cartón de las bebidas, tiene varias capas superpuestas de cartón, aluminio y plástico. Es muy resistente, el aluminio sirve para proteger de la humedad y es un material muy difícil de reciclar porque no se puede separar. Lo que se hace es abrirlo, lavarlo, cortarlo y pegarlo, después los forramos con papeles o telas.
Otra técnica que utilizo es el tejido de bolsas de plástico. Se usan las más finitas, las del supermercado. Se pueden tejer y hacer carteras, fundas. monederos y hasta alfombras. Hay que doblar las bolsas, enrollarla y cortarlas. Se van uniendo hasta armar un ovillo, después se teje con la técnica que uno elija, como dos agujas o crochet, es un material flexible y muy fuerte.
Lo que más me atrae es la termofusión: se arma un sándwich con bolsas de plástico del supermercado y otras un poco más gruesas, como las que dan en los negocios de ropa. Arriba se puede poner un dibujo o una composición y en la última capa una bolsa transparente para que se vea el dibujo. Luego se va planchando sobre un papel vegetal a una temperatura moderada de manera que se unan las bolsas, pero sin que se derrita el plástico. El resultado es un material impermeable que uso para hacer fundas de computadoras, adentro le agrego guata y tela, También sirve para hacer fundas de celulares o de instrumentos.
No es lo mismo comprar algo reciclado que hacerlo uno, es increíble ver el proceso de cambio que va teniendo el material y que todo puede tener una segunda oportunidad.

La baja en la calidad de los alimentos es una de las caras más negativas del estilo de vida actual, pero no todos se dan por vencidos.
Alejandra Staudt / Almacén orgánico Tiempo natural:
SALUD Y TIERRA COLORADA.
Esta misionera, nacida y criada en Oberá, que hace 12 años vino a Buenos Aires y 6 que se mudó a Hurlingham, recientemente abrió un local en la calle Necochea, casi Alfaro. Le preguntamos que la acercó al mundo de los alimentos orgánicos.
-Cuando vivía con mi familia en la chacra, al tener la huerta, gallinas, vacas, estábamos rodeados de alimentos orgánicos sin saberlo. Al venir a vivir a Bs.As. fue difícil encontrar productos parecidos a los que teníamos allá, entonces fui averiguando y metiéndome en el tema. Ahí descubrí la feria Sabe la tierra, que funciona en la zona Norte y comencé a vender la yerba que producimos en la chacra.
Alimentarse con productos orgánicos es una inversión a largo plazo en salud, porque en algún momento el cuerpo nos va a reclamar por los fertilizantes, agroquímicos y hormonas de crecimiento con que están hechos los productos convencionales.
-¿Tu familia produce la yerba?
-Sí, tenemos chacras con plantas de té y de yerba mate. Mis bisabuelos fueron los que empezaron con las plantación. La yerba se cosecha a mano, tiene un proceso de elaboración totalmente artesanal y un año de estacionamiento. A la yerba industrializada la cosechan, la procesan, la estacionan y la venden en 2 ó 3 meses. Por eso es que produce acidez y el mate se lava rápido.
-¿Vas seguido a Misiones?
-Cada vez que puedo me escapo y me quedo con mi mamá en la chacra pateando tierra colorada.
-¿Por qué son más caros los alimentos orgánicos?
-Porque necesitan más del trabajo del hombre. Los pollos orgánicos están alimentados con maíz y viven tranquilamente al aire libre picoteando gusanitos y tardan entre 8 y 10 meses de crecimiento, contra los 30 ó 40 días que tarda un pollo convencional, pero como no está inflado por hormonas, cuando lo sacás del horno sigue pesando lo mismo que cuando lo pusiste.
-Otra característica de los alimentos orgánicos es que suelen ser menos vistosos.
-Si, la banana orgánica que viene de Formosa es chiquita y no tiene el color amarillo de la convencional, pero es más sabrosa y los tomates son chuecos o de diferentes medidas, pero eso es algo natural.
Es importante enseñarle a los chicos para que desde pequeños se acostumbren a llevar una vida más sana.

Dejá tu comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos *