Grupo de Reflexión Rural Facebook GRR Defensa de Monte y Selva Paren plantaciones forestales
Contacto
lunes 20 de noviembre de 2017
Publicado por

Huerta y Chacra

· 23 abril de 2012

Huerta de abril 2012

Es frecuente desde que comienza el otoño, veamos vecinos que barren, amontonan y queman las hojas caídas de los árboles, queda claro que no es lo mas indicado, por el contrario será una buena idea comentarle a los “incendiarios” que acumulen y composten esas hojas, para un mejor resultado es conveniente triturarlas, pasando sobre las hojas la cortadora de césped.

Otra aplicación a esa cantidad de hojas es utilizarlas en lugares de nuestra huerta donde queremos controlar adventicias, mejorando la estructura, la disponibilidad de nutrientes, el mantenimiento de la humedad y la vitalidad de la tierra, SIN PUNTEAR O DAR VUELTA LA TIERRA, para ese fin les proponemos probar el acolchado o “mulch”.
Las hojas, se van dispersando formando un acolchado orgánico sobre la tierra, de al menos 10 centímetros, esta capa de hojas evita la aparición de adventicias invernales, favorece la actividad de los microrganismos cercanos a la superficie del terreno, de manera que la descomposición provee nutrientes a las plantas que allí se siembren o las que ya están en cultivo.

Si sobre el acolchado se desparrama tierra, allí se puede sembrar las hortalizas de la estación, luego es conveniente regar con un macerado de ortiga (o simplemente triturarlas y diluir los jugos), adventicia que suele abundar en invierno, y que indica abundante nitrógeno soluble en la tierra donde crece, el que extrae muy eficientemente.
Si nuestra huerta es de grandes dimensiones, sobre el acolchado de hojas será conveniente sembrar con trigo muy denso, si contamos con semilla de vicia sembrarla junto al trigo, este será un lote particularmente fértil para los trasplantes de tomate, pimiento o berenjena en primavera verano.

Dejá tu comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos *